En el contexto de la Acreditación Nacional, la Universidad Andrés Bello, cuando se refiere a un indicador de proceso o de Resultado, lo hace desde la siguiente definición:

¿Qué son los Indicadores de Proceso?

Un indicador de proceso es una característica específica, observable y medible que puede ser usada para mostrar los cambios y progresos que está haciendo un programa hacia el logro de un resultado específico.

Un indicador de proceso debe:

  • Ser definido en términos claros, precisos y no ambiguos,
  • Describir clara y exactamente lo que se está midiendo.
  • Dar una idea relativamente buena de los datos necesarios para su cálculo,
  • Identificar cada cuánto tiempo debe calcularse y de la población entre la cual se medirá el indicador.
  • Existir por cada resultado relacionado al programa o proyecto que se está ejecutando.

Características de los indicadores de proceso

  • Válido: la medición exacta de un comportamiento, práctica, tarea, que es el producto o resultado esperado de la intervención
  • Confiable: consistentemente medible a lo largo del tiempo, de la misma forma, por diferentes observadores
  • Preciso: definido en términos operacionalmente claros
  • Medible: cuantificable usando las herramientas y métodos disponibles
  • Oportuno: aporta una medida a intervalos relevantes y apropiados en términos de las metas y actividades del programa
  • Importante programáticamente: vinculado al programa o a la consecución de los objetivos del programa.

Desafíos y consideraciones al elegir indicadores

  • En un mundo perfecto, los indicadores considerados de más calidad y más útiles serían los elegidos para monitorear y evaluar las actividades del programa.
  • Sin embargo, en el mundo real intervienen muchos otros factores. Como lo indican los marcos de monitoreo y evaluación, son importantes los vínculos con las actividades del programa, y también las necesidades del programa para la toma de decisiones.
  • Muchos indicadores comúnmente usados no están definidos en términos claros, o por lo menos incluyen terminología que podría se podría mejorar para dar más precisión. Por ejemplo, “conocimientos sobre violencia en el noviazgo”, “actitud hacia la violencia contra la mujer”, “disposición para buscar ayuda” de las víctimas de violencia, o “calidad de los servicios”, todas ellas pueden indicar cosas diferentes en circunstancias diferentes.
  • Cuanto más definido esté el indicador, habrá menos lugar para confusiones o complicaciones posteriores. Por ejemplo, “porcentaje de mujeres que acceden a los servicios de salud en la institución X, desde la FECHA A a la FECHA B, quienes expresan haber recibido los cuidados y asistencia apropiados” o “porcentaje de hombres que expresan que no es aceptable golpear, abofetear, dar puñetazos a sus esposas, con las manos u otros objetos bajo ninguna circunstancia.”
  • Los indicadores ideales pueden no ser prácticos; la factibilidad de usar ciertos indicadores puede estar limitada por la disponibilidad de los datos y los recursos humanos y financieros. Puede ser necesario tener que dar prioridad a los requisitos y necesidades de los donantes, el gobierno, las sedes de los organismos y otros.

Algunos ejemplos de estas consideraciones son:

  • Disponibilidad de datos: algunos datos pueden ser considerados información  ‘exclusiva’ para agencias, proyectos o funcionarios gubernamentales.
  • Los datos pueden estar disponibles sólo en niveles agregados o ya calculados en indicadores que pueden no ser los ideales para su programa o actividad.
  • Recursos: los indicadores ideales pueden requerir de la recolección de datos para calcular un denominador desconocido, o datos nacionales para comparar con los datos del área del proyecto, o hacer seguimiento de las estadísticas a lo largo de la vida de una población de control y/o afectada, etc.
  • El costo de recolectar los datos apropiados para los indicadores ideales es prohibitivo.
  • Los recursos humanos y las habilidades técnicas también pueden presentar dificultades.
  • Requerimientos programáticos y externos: los indicadores pueden ser impuestos desde arriba por aquellos que no están capacitados en técnicas de monitoreo y evaluación.
  • El cronograma de los informes puede no estar sincronizado (por ejemplo año fiscal vs. informe anual).
  • Las prioridades puede diferir según los diferentes interesados
  • Se deben usar indicadores estandarizados si los hubiera.
  • En general, los programas deben mantenerse alejados de los indicadores que no pueden ser afectados por las actividades, que son demasiados vagos, que no existen en la actualidad y que no pueden ser recolectados realísticamente, o que no representan el resultado deseado con precisión.
  • Cuando no se pueden identificar los indicadores cuantitativos del éxito, los métodos cualitativos ofrecen una valiosa alternativa. Cuando es difícil o no es posible medir los “beneficios” o “riesgos” en términos simples y cuantitativos, casi siempre es posible recoger datos cualitativos, tales como información sobre la percepción de los prestadores de salud y las mujeres que solicitan los servicios. En muchos casos, los indicadores cualitativos proporcionan información más relevante con respecto al éxito y la eficacia de la intervención. Ver sección de enfoques cualitativos.
  • Es esencial la información sobre la perspectiva de mujeres y niñas (titulares de derechos) y prestadores de servicios (garantes gubernamentales de derechos u ONG). Los esfuerzos de evaluación y los indicadores deben incluir las perspectivas de los clientes y de los prestadores. La información de las mujeres que acceden o que intentan acceder a los servicios es crucial para evaluar la eficacia de una intervención.
  • Seleccionar un conjunto de indicadores pertinentes a los objetivos identificados del programa. Si la intervención se centra en la capacitación de prestadores, seleccione indicadores relacionados, por ejemplo, con los conocimientos, actitudes y prácticas de los prestadores, su habilidad para brindar asistencia, habilidad para referir, u otros, dependiendo del objetivo específico.

¿Cuántos indicadores se necesita?

Algunas directrices para seleccionar indicadores:

  • Al menos uno o más indicadores por resultado (lo ideal es que provengan de diferentes fuentes)
  • Al menos un indicador por cada actividad principal (por ejemplo capacitación, cambio de comportamiento comunicación)
  • No más de 10 indicadores por área de foco de atención del programa
  • Utilizar una variedad de estrategias de recolección y fuentes de datos

Fuentes:

Menú